GAMBA BLANCA

Volver

gamba blanca


CÓMO DEGUSTARLA

Se elaboran de numerosas formas, ya que son un alimento muy versátil. Aunque cocidas o a la plancha son las más habituales, podemos saborearlas en multitud de platos como ensaladas, cremas, entrantes, brochetas, arroces, acompañando a pescados e incluso en tortillas, rebozadas y fritas (a la gabardina), con pasta o en croquetas.

El truco:
Para cocerlas bien bastará con poner agua con sal a hervir y, cuando comience la ebullición, introducir las gambas, aguardar unos minutos y dejarlas reposar en un recipiente con agua con hielo y sal.

A la plancha:
Hay que poner una base de sal gorda en la plancha, calentarla y pasar las gambas vuelta y vuelta. Al sacarlas, las rociaremos de nuevo con abundante sal gorda.

Al ajillo:
Otra manera de obtener un resultado delicioso es prepararlas al ajillo, aunque para esto se suelen utilizar gambas de menor calidad, ya que el ajo y las guindillas “disfrazan” el sabor original.