QUISQUILLAS

Volver

quisquillas


CÓMO DISFRUTARLAS

Las quisquillas, una especie de crustáceo muy parecida a la gamba pero más pequeña (en caso de ser más grande se denomina quisquillón), merece un hueco entre nuestros mejores momentos gastronómicos por su estupendo sabor y su apetitosa apariencia. Hay infinidad de maneras de disfrutar de tan preciado manjar: hervidas, fritas, a la plancha, con paella de arroz…

El truco:
Hay un truco estupendo para asar las quisquillas, las gambas o cualquier otro marisco a la plancha y no tener que darle la vuelta.

Encendemos la plancha y ponemos papel de aluminio en ella. A continuación, rociamos sal gorda y ponemos la quisquillas encima ordenadas, entonces tapamos con otra hoja de papel de aluminio. En unos minutos las tendremos listas sin necesidad de darle la vuelta.

Por último, las llevamos a la mesa en el mismo papel, de aluminio pues este contribuye a mantener el calor y las comemos al natural o rociadas con unas gotas de limón.